Isla Perdida. Población:

Antes de empezar...

Antes de empezar, solo quiero decir una cosa: en realidad, el aniversario es el sábado 13, pero guarden el secreto. Tengo un amigo gorila de espalda plateada que me debe un favor... ya me entendéis...

¿Otra vez viernes?

Happy birthday to us! Happy birthday to us! Happy birthday mister Naufrago, mister Don and mister Bautista! Happy birthday to us! ¡Bieeeen! Digo... Weeeeeell!
Queridos internautas, hace ya un año que comenzamos nuestra modesta andadura por los cerros de internetvilla, y hubo de todo: especiales, fanáticos religiosos, blogoteca, comentarios de una huelga de hambre, vacaciones forzadas y sin forzar (malditos exámenes)... ha habido de todo, pero de lo que más ha habido han sido cambios. Porque, en esta vida, nada se mantiene, todo cambia. Cuando esto empezó, Justin Bieber era "ese entrañable jovencito oriundo de Canadá".
Pero bueno, en un aniversario hay que hablar de cosas buenas, así que vamos con los contenidos:

- Cómo no, este viernes viene con un especial muy especial: el especial aniversario. Al ser esto un sitio de publicación online, hemos querido rendir un discutible homenaje a la mano que nos da de comer (que en realidad ni es mano ni nos da de comer): la informática, una vez más. En esta ocasión os traemos un manual de socorro que os servirá de gran ayuda (lo cual dudo mucho).

-Seguimos con las cagadas deportivas de Don, que nos muestra los riesgos de una carrera ciclista.

- La actualidad más actual sigue aquí, actualizándose, como lo hace actualmente, así que ya sabes, actualízate con las NoNoticias, pero actualízate aún más con... ¡La noticia del día!

-Kimbo te sigue esperando. Recuerda la leyenda africana: si cambias tu nombre por el de un enfermo, el enfermo sanará. Cada día mueren 20.000 niños por enfermedades que pueden ser curadas. Únete a la nueva campaña de UNICEF.

Bueno, poca cosa más podemos decir ya. A los que habéis seguido fieles, que según pone ahí sois pocos, pero bien avenidos, muchas gracias por permanecer ahí con nosotros, y a los que no lo habéis sido, pasad, no es necesario ni que os limpiéis los zapatos. ¡BIENVENIDOS!

La blogoteca

Cura sana…


…culito de rana. Esta frase cobra un nuevo significado, pues ayer descubríamos que tras ya dos años intentándolo, Barack Obama ha conseguido llevarse al huerto a los congresistas y aprobar su propuesta de reforma sanitaria. Aún saltan de alegría varios colectivos como el de los trabajadores sin seguro, los parados y las víctimas de Chuck Norris.
Las novedades que aporta la reforma incluyen más facilidades para adquirir un seguro sanitario, el aumento de impuestos para los más ricos, un aumento de la cobertura de prescripción de medicamentos para la tercera edad y un coro de enfermeras que cantan la canción infantil con la que abrimos el artículo a los enfermos.
Lo cierto es que son unas medidas bastante loables, a pesar de la oposición de los republicanos más conservadores. Parece que no va a pasarles más eso de que sea más difícil operar a un carpintero de apendicitis que a un magnate de un tumor cerebral, pero eso habrá que verlo.
No es raro que en el país conocido como “la tierra de las oportunidades”, que exporta el “sueño americano”, que no es otro que llegar más alto que nadie, y educa a sus hijos en la más fría competitividad para sobrevivir por encima del vecino, se dé más facilidades a quien mejor puede pagarlas… con ese currículum no es de extrañar. Pero no quiero unirme a la masa de gente que critica algo antes de dar una oportunidad (lo que parece ser todo el mundo), y quiero centrarme en otro sistema sanitario que pide una reforma tan a gritos que todo su personal médico precisa de sonotones al jubilarse: el sistema sanitario español.
¿Y que mejor manera de empezar un análisis, por somero que sea, del sistema sanitario español, que remontándonos a sus orígenes? La respuesta es tan simple como aterradora: Francisco Franco. Es bien sabido que basta con acercarse a cualquier defensor del franquismo para que éste defienda al innombrable con tres argumentos: viviendas de protección oficial, seguridad social y pantanos. Cualquiera podría decir que son los tres únicos aspectos en los que España avanzó algo desde el 39 hasta el 75, pero el buen franquista sabe que puede aferrarse a estos aspectos cual clavo ardiendo (esto me da que pensar sobre algo interesante aunque fuera de tema y solo por poner un ejemplo: desde que en Alemania claudicó el nacionalsocialismo y hasta ahora, no ha aparecido ninguna estatua de Hitler, ni nadie diciendo que en realidad no fue tan malo, ni ningún ex-miembro del partido nazi en el gobierno: misterios de la evolución humana).
Sin detenernos en esto (ni en lo bien que suena decir que en España tenemos estado del bienestar y todas esas gaitas), vamos a ver qué es lo que tenemos en realidad:
- En primer lugar tenemos los edificios: consultas, ambulatorios, hospitales y demás centros de salud, que se caen a pedazos y son del año de la pera. He visto gente curarse automáticamente por no entrar en esos edificios decrépitos.
- El personal que nos atiende: entiendo perfectamente que trabajar en algo así tiene que ser deprimente por mucha vocación que haya de por medio, pero sinceramente creo que hacen castings para coger a las enfermeras con más mala hostia del panorama euro. El otro día estaba en urgencias cuando una señora se acercó a una enfermera y la dijo “no oigo nada por este oído y el otro me duele”, a lo que la enfermera contestó sin detenerse siquiera “bah, para lo que hay que oír”. ¿Pero cuanto ácido ha tenido que asimilar el cuerpo del responsable de recursos humanos del hospital para que ese súcubo me atienda de urgencia? Es justo lo que necesitamos cuando vamos a urgencias, que al darle los buenos días a una enfermera ella nos conteste “¡pues mira quién fue a hablar!”.
- La organización: Aunque aquí lo parezca, no es muy divertido que te echen de una habitación a las cinco y media de la tarde porque las visitas están prohibidas hasta las cinco en punto de la tarde. Aunque para diversión, que te ingresen en una habitación que compartes con veinte personas, aunque en realidad solo tiene dos camas… ¿Que cómo puede ser? ¿Un misterio a la altura de la Santísima Trinidad? Algo parecido, porque más o menos sucede por obra y gracia de esos veinte ocupantes, que, tal y como suponíais, son gitanos. ¿Por qué? Porque no hay gitano que esté en un hospital y no se pase por el forro de los cojones la norma de solo una visita por paciente. Estás convaleciente de una operación y tienes al lado un panorama similar a Pearl Harbor durante el ataque, pero en familia. Sin embargo, todo esto carece de interés a la vista de que las propias enfermeras se lo pasan todo por el forro: ¿Qué pone “puerta cerrada, peligro de contagio”? ¡Pues abierta de par en par! ¿Qué el viejo ese necesita que le pongan un enema? ¡Se lo ponemos al lado del de la gastronteritis! Es muy difícil permanecer en un hospital un día sin contagiarte con al menos tres cepas distintas de virus estomacal… ¡Muchas gracias, personal!
- El overbucking: Cada vez que alguien en un aeropuerto se queja de los problemas de retrasos y overbucking le mandaría a un hospital público para que se tuviera que sentar en el suelo porque en ninguno de los ocho pisos hay un solo asiento en ninguna de las salas de espera, o para que esperara durante diez minutos un ascensor que no llega junto a media docena de viejas dispuestas a hundir sus uñas en su carne y a perforarle con sus dentaduras postizas con tal de no quedarse fuera, para acabar subiendo hasta el último piso por las escaleras sin aliento ni para pedir una camilla para que le ingresen a él también, cosa que no podrá hacer porque tienen problemas de espacio y se están viendo obligados a dar el alta a la gente en cuanto se despierta de la anestesia, pero claro, ¿cómo va a haber espacio si la mitad de la población gitana del país está repartida en tres habitaciones? ¿Qué? ¿Que tu vuelo a Cancún se ha retrasado un par de horas? ¡Vete a tomar por el culo, que es a donde te van a mandar cada vez que vayas a ver a tu médico de cabecera al ambulatorio más cercano, porque están jodidamente saturados! ¿Será porque todos han decidido ponerse malos a la vez? No, es porque el gilipollas de turno decidió que era más rentable gastarse una millonada en… yo que sé… financiar una película completamente vomitiva sobre unos veinteañeros hasta las cejas de todas las drogas existentes, en lugar de un par de putos ambulatorios nuevos para que todos podamos respirar un poco mejor… Esta vez las gracias se las doy a la Sinde, que todos nos acordamos mucho de ella, y de su familia.
- Las comparaciones, que son odiosas: Todo el mundo dice que los mejores médicos son los que están ejerciendo en la sanidad pública, pero cuando Leticia, o Letizia (Joaquín Sabina, ese cerdo mentiroso y sin escrúpulos) Ortiz se pone de parto, o la disgusta su nariz o tiene diarrea (porque la realeza también hace de vientre), se va a la Clínica Ruber Internacional… eso da que sospechar, ¿no? Sin embargo, ponerse a pensar sobre esto es llegar a la conclusión de que no se trata de que los médicos sean mejores, sino de, en comparación, los médicos de la sanidad privada operan con un buen instrumental, y los médicos de la sanidad pública anestesian con un mazo.
Al fin y al cabo, tras este análisis del regalito del caudillo, hemos concluido que la seguridad social no es otra cosa que unas instalaciones asquerosas a rebosar de gente atendida por la gente con la peor mala hostia del mundo y todo organizado por un mono adicto al prozac. De esto podemos sacar un par de lecturas: Una de ellas es que el regalito que nos dejó el franquismo es como que te regalen una patada en los huevos. Otra de ellas es que, en lugar de financiar nosotros mismos nuestras necesidades sanitarias en un sitio más o menos decente, financiamos con nuestros impuestos una basura pero “tirada con muy buenas intenciones”… ¿Y quién dice que el sistema no funciona?
2 Responses
  1. Gincrispi Says:

    Hola, gracias por añadirme a la Blogosfera. En cuanto al texto... hay tantas cosas que no funcionan en España, empezando por los políticos...


  2. Naufrago Says:

    Gracias a tí por tu comentario, ya sabes, nuestro blog vio al tuyo y ¡pum! Amor a primera vista... en fin. Si, hay muchas cosas que no funcionan, Bautista, Don y yo esperamos poder enumerarlas todas antes del 2030.
    Un saludo.


Don presenta: cagadas deportivas

Seguimos con las cagadas deportivas. Esta semana os mostraré los riesgos de ser un sucio tramposo... no, mejor explicado aún, los riesgos de ser un tramposo gilipollas... no, mejor aún, los riesgos de ser un gilipollas inconsciente... bueno, que aquí está el video. Pensáoslo dos veces antes de hacer trampas.

La Cala Más Alta:

Loading...