Isla Perdida. Población:

Antes de empezar...

Antes de empezar, solo quiero decir una cosa: en realidad, el aniversario es el sábado 13, pero guarden el secreto. Tengo un amigo gorila de espalda plateada que me debe un favor... ya me entendéis...

¿Otra vez viernes?

Happy birthday to us! Happy birthday to us! Happy birthday mister Naufrago, mister Don and mister Bautista! Happy birthday to us! ¡Bieeeen! Digo... Weeeeeell!
Queridos internautas, hace ya un año que comenzamos nuestra modesta andadura por los cerros de internetvilla, y hubo de todo: especiales, fanáticos religiosos, blogoteca, comentarios de una huelga de hambre, vacaciones forzadas y sin forzar (malditos exámenes)... ha habido de todo, pero de lo que más ha habido han sido cambios. Porque, en esta vida, nada se mantiene, todo cambia. Cuando esto empezó, Justin Bieber era "ese entrañable jovencito oriundo de Canadá".
Pero bueno, en un aniversario hay que hablar de cosas buenas, así que vamos con los contenidos:

- Cómo no, este viernes viene con un especial muy especial: el especial aniversario. Al ser esto un sitio de publicación online, hemos querido rendir un discutible homenaje a la mano que nos da de comer (que en realidad ni es mano ni nos da de comer): la informática, una vez más. En esta ocasión os traemos un manual de socorro que os servirá de gran ayuda (lo cual dudo mucho).

-Seguimos con las cagadas deportivas de Don, que nos muestra los riesgos de una carrera ciclista.

- La actualidad más actual sigue aquí, actualizándose, como lo hace actualmente, así que ya sabes, actualízate con las NoNoticias, pero actualízate aún más con... ¡La noticia del día!

-Kimbo te sigue esperando. Recuerda la leyenda africana: si cambias tu nombre por el de un enfermo, el enfermo sanará. Cada día mueren 20.000 niños por enfermedades que pueden ser curadas. Únete a la nueva campaña de UNICEF.

Bueno, poca cosa más podemos decir ya. A los que habéis seguido fieles, que según pone ahí sois pocos, pero bien avenidos, muchas gracias por permanecer ahí con nosotros, y a los que no lo habéis sido, pasad, no es necesario ni que os limpiéis los zapatos. ¡BIENVENIDOS!

La blogoteca

Si naciste pa’ martillo…


… del cielo te caen los clavos. Pues a los alumnos de la Universidad de Oviedo les ha caído uno pequeñito y con mala leche, pero que pesa como una losa. No, no me refiero a que hayan subido el precio del tabaco a pocos días de los exámenes, me refiero a un señor con bigote, que, por cierto, cada vez se parece más a cierta parte del cuerpo en ciertas películas… el bigote, digo.
Parece que en el PP y “aledaños” la cosa no está para bromas. Hace poco todos pudimos disfrutar del amplio léxico de doña Esperanza Aguirre (Vamos con el número uno de los 40 acojonates, titulado: “Hemos tenido la suerte de poderle dar un puesto a IU quitándoselo al hijo puta”), y aunque todos nos preguntemos quién es ese compañero de partido al que Espe quiere tanto, no nos ha dado tiempo ni a abrir la boca, pues, esta vez el protagonista de la foto, hacía de nuevo gala de una educación pasmosa. Si, Jose María Aznar, “Jose Mari” para los amigos, “el cerdo ese” para Marta Nebot, saludaba de esta manera a los alumnos de la Universidad de Oviedo, lugar a donde iba de visita. ¿El motivo? Una frase que podría poner de los nervios a cualquiera: “Jose Mari presidente”… lo que nos faltaba.
Al parecer, esa frase fue la que utilizaron unos alumnos de dicha universidad para manifestarse contra la presencia del ex-presidente y ex-amigo de otro ex-presidente ex-humano. Parece ser que los jóvenes manifestantes tenían preparada su actuación, pues le recibieron con pancartas, varios de ellos entraron en el mitin, y a la salida le dieron esta original despedida. Evidentemente, Aznar estaba más caliente que la entrepierna de un personaje de Física o Química, y respondió así a la despedida de los manifestantes. Este gesto ya es conocido como “la peineta de Aznar”, que parece el nombre de una película de Lola Flores.
No se conocen aún declaraciones del niño de la peineta, pero tampoco hay demasiado que declarar. Lo único, que vuelva y diga:
− Sus voy a meter dos yoyas que os van a temblar las orejas.
El caso es que estos incidentes dan que pensar: ¿Qué pasa con el PP… y alrededores? ¿Por qué tanta mala folla? ¿No les sirven All Bran en los desayunos del congreso? Y lo más importante ¿Quién es el estilista de Aznar? Porque este hombre se está convirtiendo en todo un latin lover.
Para resolver estas dudas, salvo la última, ya que podré vivir sin saberlo, me he puesto a pensar en la ira, y he llegado a la conclusión de que vivimos en una sociedad encolerizada. El otro día pensaba en esto mientras daba un paseo, hasta que un yorksire, ya sabéis, estos perros-patada, empezó a ladrarme. La vieja que le llevaba me miró y se puso como una moto:
− ¿Pero que le haces a mi perrito, hijo de puta?
Aquello se complicó. Vaya espectáculo, empezó a cogerme de los pelos, yo la tiré de la faja, que hay que ver cómo están de enérgicos los ancianos, mi abuelo, una vez, estaba en el tejado de la casa del pueblo tapando unas goteras con mi padre. El caso es que se resbaló y se cayó a la calle, pues el tío se levantó, se sacudió el polvo y dijo:
− Ay que ver qué golpe más tonto.
¡Y se volvió a subir!
Bueno, el caso es que vivimos en una sociedad dominada por la ira. No sé si será la crisis, las antenas de los móviles o la canción de Karmele Marchante, pero no hay quien lo soporte. Vas a comprar el pan y está la gente en la cola con una cara de Al Capone que te da miedo hasta entrar.
− ¿Quién es el último?
− ¿Pues quién va a ser? ¡Tú, gilipollas!
La gente está mal, el “hermano mayor” y la “super nanny” no dan abasto, y eso que el hermano mayor debería tener fuelle, que fue medallista en waterpolo. Pero donde de verdad se nota esta ira contenida, esta crispación, es en dos ocasiones. Una de ellas es coger el coche.
Es coger el coche y entrarte unas ganas de repartir hostias como si te hubiera poseído Rouco Varela. Yo creo que Gandhi, si, si, Gandhi, el pacifista aquel que iba en pañales, autor de frases tan célebres como:
− Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego.
Era coger el coche y empezar:
− Me cago en la hostia puta… ¡Aparta de ahí imbécil!
No sé que tiene conducir, que saca todo lo que tenemos dentro. Hitler empezó así. Cogió el coche un día, pasó un judío caminando por delante, dio el frenazo y ya empezó:
− ¡Juden, Cabrón!
La otra ocasión es, quizás la más temida: el futbol. Si haces una cena familiar, uno es del Madrid y el otro del Barça, diversión asegurada, solo hay que asegurarse de comer con cubiertos de plástico.
El otro día estuve viendo un programa deportivo… ¡Cuyo nombre no voy a decir y Punto Pelota! Y entraron un periodista que trabajaba en el Marca y otro del Mundo Deportivo. Pues no se sacaron los ojos con sus propias manos de milagro. Parecían dos amigos míos hasta arriba de cañas… ya dijo alguien una vez, y si no lo digo yo ahora, que en este país si vuelve a haber una guerra va a ser por futbol.
En fin, que, como dijo el gran sabio y pensador, el Chavo del 8, “la venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena”. Solo he de decir que los que dicen que la violencia no conduce a ninguna parte son unos mentirosos, porque la violencia si conduce a alguna parte: al calabozo más cercano. Así que, si no eres violento, sigue así, pero si eres violento, espero que recapacites y cuentes hasta diez… y si decides tomar el camino de la violencia, los náufragos no somos gente rencorosa, así que te deseo de todo corazón que no seas de desgarro fácil.
0 Responses

Don presenta: cagadas deportivas

Seguimos con las cagadas deportivas. Esta semana os mostraré los riesgos de ser un sucio tramposo... no, mejor explicado aún, los riesgos de ser un tramposo gilipollas... no, mejor aún, los riesgos de ser un gilipollas inconsciente... bueno, que aquí está el video. Pensáoslo dos veces antes de hacer trampas.

La Cala Más Alta:

Loading...